basc

Otro sitio realizado con WordPress

Cómo clasifican las bibliotecas miles de libros

¿Cómo sigues tu camino mientras colocas tus libros en los estantes? Es posible clasificar los libros en orden alfabético según sus títulos, agrupar a los autores dentro de sí mismos, separarlos según los títulos de sus materias o hacer un orden del libro más antiguo al más nuevo. Puede organizar su biblioteca personal de 400 a 500 libros para encontrar fácilmente el libro que está buscando clasificándolos de acuerdo con cualquiera de estos métodos.

Sin embargo, hay miles o incluso millones de libros en una biblioteca, y se utilizan varios sistemas de clasificación que combinan los métodos enumerados anteriormente para encontrar todos estos libros fácilmente cuando se desee. Los libros se catalogan de acuerdo con estos sistemas y se colocan en estanterías.

Hay tres sistemas de catalogación que se utilizan comúnmente en las bibliotecas de todo el mundo: el Sistema de clasificación decimal Dewey, el Sistema de clasificación decimal universal y el Sistema de clasificación de la Biblioteca del Congreso.

Libros numerados en la categoría de ciencias sociales según el sistema de clasificación decimal Dewey

En el antiguo sistema utilizado en la biblioteca de Amherst College en los EE. UU., El número de inventario se daba a los libros según el orden en que se compraban y los libros se colocaban en los estantes. Con este método, los libros no relacionados estaban uno al lado del otro solo porque se compraron en el mismo período y, a medida que aumentaba el número de libros, se hacía difícil encontrar un libro en particular.

La característica más destacada del sistema desarrollado por Melvil Dewey, quien fue contratado para resolver este problema, fue que los libros estaban ordenados en los estantes de acuerdo a sus relaciones entre ellos y sus lugares podían cambiar a medida que llegaban nuevos libros. Dewey también compró los derechos de autor al publicar los detalles del sistema que desarrolló en 1876. Este método, conocido como Clasificación Decimal Dewey (DDC), es el sistema de biblioteca más utilizado en la actualidad.

Diez temas principales utilizados en DDC son los siguientes.

000 – Ciencias de la computación, informática y estudios generales
100 – Filosofía y psicología
200 – Religión
300 – Ciencias sociales
400 – Idioma
500 – Ciencias básicas
600 – Tecnología
700 – Arte y creatividad
800 – Literatura
900 – Historia y geografía

Sistema de clasificación decimal universal

En 1895, el belga Paul Otlet y Henri La Fontaine, que querían preparar una bibliografía de todos los trabajos publicados hasta ese día, escucharon a DDC cuando buscaban una forma de clasificar toda la información y obtuvieron permiso para utilizar este sistema, del cual Dewey tenía copyright en el proyecto en el que estaban trabajando.

Sin embargo, posteriormente desarrollaron este sistema, basado en DDC , y lo publicaron bajo el nombre de Répertoire bibliographique universel (Repertorio de Bibliografía Universal) en 1905. Este estudio es conocido como el antepasado de los motores de búsqueda ya que plantea el problema de clasificar el conocimiento universal y le ofrece una solución. Por lo tanto, la primera edición del trabajo de Otlet y La Fontaine ha sido aceptada en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Para una excelente colección biblioteca, aquí tienes los mejores consejos

Distinta a la idea que posiblemente nos hemos formado, las bibliotecas no solo tienen libros, sino que además a su disposición tienen películas, revistas, periódicos, juegos de mesa, música, juegos electrónicos, y más. Las bibliotecas funcionan como un dispositivos que contienen información para nosotros, en múltiples formatos como se encuentra la información hoy en día, todo eso se encuentra constituida en la colección de una Biblioteca.

Cuando se piensa en una colección de biblioteca, lo recomendable es que la colección responda a una intención, a una lógica, a lo que se denomina una línea editorial. En otras palabras, se trata de que todos los libros y los diversos elementos mantengan un objetivo. Una biblioteca no se trata de una bodega, en donde se puede almacenar de manera ordenada una serie de elementos. Como se sabe, el principal objetivo de una bodega se encuentra en tener las cosas ordenadas, resguardadas y ubicables.

Muchas personas tienen la idea de que las bibliotecas son similares a las bodegas, por lo que ponen mucho énfasis en el orden, resguardo y organización de los libros. Durante mucho tiempo las bibliotecas solo se trataban de eso, pero con el paso de los años las cosas han cambiado entendiéndose que ellas son espacios públicos en donde suceden procesos formativos y donde las personas pueden intercambiar experiencias; en ellas principalmente existe aprendizaje.

Una biblioteca se trata de un centro de formación. Por ejemplo, si se trata de una biblioteca musical, esta tendrá una colección que se sustentará de una gran inclinación por los dispositivos sonoros, los libros y publicaciones que tienen que ver con la técnica de ejecución de instrumentos musicales, con el análisis de la historia y con la vanguardia de la música. Pero también puede ser un escenario para la interpretación y apreciación de dicho arte.

La premisa inicial en una biblioteca es bueno contar con ejemplares de obras clásicas, las que quizás son más sencillas de conseguir vía donaciones, pero también pueden ser las propias y las de los vecinos y usuarios. Así mismo, es de considerar que las bibliotecas generalmente cuentan con una importante cantidad de obras de narrativa, y para ello se debe poner énfasis en la novedad, cosa que se consigue tratando de mantener una oferta renovada, en donde se incluyan éxitos literarios del momento que sean exhibidos en un lugar que esté visible a fin de garantizar que los libros a disposición se encuentran vigentes y son actuales.

Otro aspecto interesante es desarrollar las colecciones en orden a la discusión y controversias que se muestran en la actualidad, y se encuentran contenidas en los libros de ensayo. Ante ello, resulta interesante realizar jornadas de discusión en el espacio ciudadano que es también una biblioteca. También resulta interesante que se destaque la existencia de autores y creadores locales o nacionales, ya que una biblioteca pública debe ser ese espacio natural donde los escritores, narradores y poetas puedan presentar y difundir sus creaciones.

En muchos países aún se contempla una digresión, por lo que existe una organización central de las bibliotecas, en donde se dispone de recursos nacionales y, en oportunidades para bajar costos, de manera centralizada la administración se ocupa de adquirir volúmenes importantes de libros para todas las bibliotecas de dicho país; pero la forma de acabar con esa uniformidad temática haciendo pertinente una colección, es haciendo que quienes se encuentra a cargo de las bibliotecas se ocupen de nutrir y enriquecer los títulos que poseen con contenidos propios, que hagan la diferencia.

[Arriba]

Una biblioteca ordenada si se puede lograr con estos consejos

Un lector puede ver como un paraíso a una biblioteca ordenada, aunque también podemos encontrarnos con personas que son más metódicas. Pero, los métodos para lograr ese anhelado orden no siempre suelen ser los más apropiados y en algunos casos, podrían llegar a ser contraproducentes.

Cuando se trata de funcionalidad, ésta podría desglosarse de la siguiente manera:

  • Orden
  • Facilidad para colocar y retirar títulos
  • Mantenimiento sencillo
  • Aspecto llamativo, armonioso, original y agradable a la vista

Aspectos preliminares que deben ser tomados en consideración

Existen diversas consideraciones que deben tomarse en cuenta antes de comenzar a idear o aplicar un determinado método para la organización de la biblioteca, como por ejemplo si aparte de libros habrán revistas, fanzines, cómics y otros textos. Así mismo, pensar en los accesorios que son incluidos en las estanterías.

Igualmente debemos considerar que en diversas oportunidades acumulamos títulos que ya no se aprovechan de ningún modo como textos académicos, guías, papeles varios y afines, que inutilizan los espacios haciendo que las estanterías luzcan desordenadas. Cuando vivimos este tipo de situación, podríamos realizar una donación de los textos que se encuentren en buen estado y aún se mantengan vigentes en las bibliotecas públicas o instituciones educativas, así liberamos espacio y se contribuye positivamente al bienestar cultural y social.

Conseguir una biblioteca ordenada

Inicialmente debemos retirar todos los libros hasta vaciar completamente la biblioteca. Luego limpiamos cada sección del mueble, para seguidamente hacerlo con cada libro. Cuando visualicemos todo el espacio libre, es cuando resulta más sencillo establecer un orden concreto.

Seguidamente, debemos considerar de qué manera nos gustaría encontrar los libros: por color, tamaño, grosor, editorial, autor, género, etcétera. De ser por un rasgo físico, entonces consideremos si queremos visualizar solo los lomos o dejar a la vista alguna portada de nuestra preferencia.

Generalmente se recomienda evitar libros apilados en torres, es decir, uno sobre otro, pues no ayudará a mantener el orden. Incluso, podría impedir la visualización de cada uno de los títulos y resultar un tanto agobiante para la vista, ya que supone un problema al momento de consultar los volúmenes inferiores.

Como tercer paso, debemos limitar el espacio, ya que en oportunidades mientras más limitado es el espacio, más sencillo resulta colocar los libros de una manera ordenada. Por supuesto, no se trata de irse a los extremos en este aspecto.

¿Cómo podemos limitar el espacio de una estantería?

Esto no es algo complicado, ya que podemos colocar algún accesorio que ocupe una parte de la estantería pero que a su vez, funcione como punto de apoyo para mantener los libros de forma vertical. Este accesorio puede ser una pieza de arte, un reloj, una planta, entre otros.

Como una idea adicional, y en el caso de que tengamos por costumbre tomar prestados libros, se les puede asignar un pequeño espacio para su conservación en la biblioteca y que continúe luciendo ordenada. Lo recomendable es disponer de las estanterías más bajas, pues resulta mucho más sencillo colocar y retirar los libros.

[Arriba]

Tipos de bibliotecas

Bibliotecas académicas y de investigación: se encargan de promover y fortalecer el desarrollo, la cooperación y la buena gestión, de las bibliotecas académicas y de investigación en todos los países.

Bibliotecas de Arte: se ocupan del arte en todas sus manifestaciones, por lo que su esfuerzo está centrado en el mejoramiento del acceso a todos los usuarios interesados y en favorecer la creación, estudio y disfrute del arte, por medio del intercambio de información, materiales y actividades que suelen ser promovidas por estas bibliotecas, sus bibliotecarios y otras asociaciones culturales.

Bibliotecas gubernamentales: son las bibliotecas creadas y financiadas por un gobierno a fin de atender las necesidades, aunque su público principal se encuentra formado por empleados y funcionarios del gobierno, en realidad su público puede ser mucho más amplio. 

Bibliotecas de Biomedicina: se ocupan de todos los aspectos de la difusión de información y servicios, que tienen relación con las ciencias de la salud y las ciencias biológicas. Pero además promueve la cooperación entre las asociaciones de bibliotecarios nacionales e internacionales de bibliotecas de ciencias biológicas y médicas y con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Bibliotecas de Derecho: abarcan las bibliotecas judiciales, bibliotecas de derecho corporativo, bibliotecas del colegio de abogados, entre otras. 

Bibliotecas al servicio de personas con dificultades lectoras: surgen con el apoyo de la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad, donde se afirma que las personas con problemas de lectura cuentan con el derecho a la igualdad de acceso a los libros, el conocimiento y la información, y también a la calidad que los demás, todo justificado en el hecho de que hasta la fecha sólo el 5% de la información publicada alrededor del mundo es accesible para las personas con problemas de lectura. 

Servicios y Bibliotecas de investigación parlamentarias: este es un tipo diferente de biblioteca especializada cuyos servicios se enfocan en satisfacer necesidades concretas y específicas, que además requieren de un trabajo que es preciso por parte de los bibliotecarios. 

Bibliotecas metropolitanas: entre ellas se incluyen las bibliotecas de ciudades con 400.000 o más habitantes, aunque también pueden ser incluidas otras bibliotecas que se encargan de prestar sus servicios en diversas áreas geográficas con la misma o más población. Entre sus objetivos se encuentra el intercambio de ideas e información referentes a temas profesionales, que incluyen: redes de bibliotecas; edificios; automatización; formación; investigación; relaciones públicas; y dar servicio a los grupos especiales.

Bibliotecas nacionales: Sus funciones varían de un país a otro. Pero podrían coincidir en que sus colecciones se forman por medio del Depósito Legal, prestan servicios de referencia, bibliografía, preservación, entre otros, directamente a los usuarios, pero también mediante otros centros bibliotecarios y de información; así mismo, se ocupan de la preservación y promoción del patrimonio cultural nacional; ejercen el liderazgo en las campañas nacionales de alfabetización, entre otros. 

A ellas se le suman las Bibliotecas públicas, Bibliotecas escolares, Bibliotecas de Ciencia y Tecnología que se encargan de agrupar las bibliotecas especializadas que apoyan la investigación y la práctica en el amplio campo de las ciencias sociales.

[Arriba]

España nos presenta sus más hermosas bibliotecas

De acuerdo a los hechos históricos de la humanidad, las bibliotecas siempre se han conformado como esos recintos en donde esencialmente se puede encontrar el conocimiento con el que un ciudadano puede alcanzar la igualdad de oportunidades en lo que respecta al acceso al saber.

Y este es un papel que continúan desempeñando las bibliotecas en plena era digital, consiguiendo adaptarse tanto a los cambios tecnológicos, como a la oferta de nuevos servicios, que implican la búsqueda y petición de información, además del acceso online. Incluso si se trata de que uses la biblioteca para ver tus clases online de algún MBA, los estudiantes de EAE business school por ejemplo han expuesto su opinión al respecto en eae online opiniones.

Real Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid

Su fundación se llevó a cabo en el año 1565 a manos de Felipe II. En esta biblioteca se pueden encontrar alrededor de 1.400 manuscritos de códices latinos, los mismos llegaban a un aproximado de 4.000 antes de los sucesos ocasionados por el incendio del 7 de junio de 1671. Dichos manuscritos son parte de sus más valiosos fondos. Así mismo, en ella pueden ser encontrados miles de manuscritos griegos, árabes, hebreos y castellanos, en medio de múltiples salones que presentan paredes y techos recubiertos con frescos.

Biblioteca del Instituto del Patrimonio Cultural de España, Madrid

Su creación se dio a mediados del siglo XX y es una de las más singulares bibliotecas desde el punto de vista arquitectónico. La misma fue diseñada por Fernando Higueras y Antonio Miró en el año 1985, pero además se trata de la primera biblioteca que cuenta con una planta circular que se ha construido en España y cuenta con más de 40.000 volúmenes que provienen de los fondos bibliográficos de las instituciones que precedieron al IPCE: Centro Nacional de Información Artística, Arqueológica y Etnológica, posteriormente denominado Centro Nacional de Información y Documentación del Patrimonio Histórico; Instituto de Conservación y Restauración de Obras de Arte (I.C.R.O.A.); Servicio de Restauración de Libros y Documentos.

Biblioteca Central de Jerez, Jerez de la Frontera

Es una biblioteca en donde se pueden encontrar más de 106.000 volúmenes, ubicándolos como un gran patrimonio desde su fundación en 1873, luego de tres años de haber sido promulgada de la ley de Bibliotecas Públicas de José Echegaray. Esta biblioteca también incluye el legado aeronáutico de Darío Vecino, además de una extensa sección de cine contentivo de material hemerográfico y cartelería.

Biblioteca de la Universidad de Salamanca, Salamanca

Conocida como el centro de investigación de la Universidad de Salamanca, es el encargado de custodiar, procesar y difundir el patrimonio histórico bibliográfico de dicha Universidad, contando con un amplio fondo histórico en donde se encuentran códices, manuscritos y fragmentos, y un fondo exclusivamente salmantino con publicaciones anteriores a 1958. Fue inaugurada en 1254, por Alfonso X el Sabio, quien era el rey de Castilla y León, 36 años después de haber sido fundada la Universidad, por lo que resulta una de las más antiguas de España.

Biblioteca de las Escuelas Pías, Madrid

Se ubica en la nave de una iglesia que fue construida por el arquitecto de la orden Gabriel Escribano durante los años 1763 y 1791, y en la actualidad es parte de la UNED. Debido a que su carácter es exclusivamente universitario, su riqueza se encuentra más relacionada con su arquitectura, que por su patrimonio literario. De hecho, suele ser normal encontrar en ella más turistas que estudiantes o investigadores trabajando.

[Arriba]

Las bibliotecas modernas que te dejarán con la boca abierta

Para quien aún tiene la idea de que las bibliotecas solo son libros pasados de moda, pues esto en realidad no es así, pues acá te mencionaremos algunas de las que nos brindan más allá de eso: imaginación, fantasía y letras. Desde siempre, las bibliotecas nos han hecho el llamado hacia la reflexión, la socialización y además, se comporta como una verdadera fuente de inspiración. 

Oodi, Helsinki: se trata de un espacio multifuncional, que se encuentra abierto a todos los ciudadanos y cuya superficie abarca más de 16.000 metros cuadrados, convirtiéndola en la biblioteca más grande del área metropolitana de Helsinki, por lo que se estima recibe una media de 5.000 visitantes por día y 1,5 millones por año.

Library of Birmingham (Inglaterra): ha sido bautizada con el nombre de ‘El Palacio del Pueblo’. Se ubica en uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Birmingham llevándose el premio como uno de los proyectos culturales con más relevancia construido en Reino Unido desde hace años.  En ella se puede observar una fachada transparente que se encuentra cubierta por una malla metálica compuesta de círculos entrelazados que dibujan pétalos. 

Bishan Public Library (Singapur): Look Architects ha hecho realidad nuestro sueño de poder leer cada tarde en nuestra casita de madera en un árbol, gracias a esta biblioteca ubicada en Singapur. Es un lugar que cuenta con pequeñas cabinas de cristal que sobresalen de su fachada, por lo que nos brinda la idea de un lugar con íntimos refugios invitándonos a meditar y evadir con la lectura.

Tianjin Binhai Library (China): también conocida como el ‘mar de conocimiento’, ‘la biblioteca más bella China’, ‘Súper Sci-Fi’ entre otros pseudónimos, y es que no le faltan razones. Es una biblioteca que cuenta con 33.700m2, favoreciendo a sus visitantes con una capacidad para albergar alrededor de 1,2 millones de libros. Nos muestra un diseño futurista que se ha conseguido mediante la construcción de estanterías a modo de gradas que ondean alrededor de un llamativo auditorio esférico, que se encuentra en el centro de este espacio. 

Book Mountain (Holanda): Su fachada nos brinda la posibilidad de observar la manera en la que sus estanterías pueden adaptarse a la estructura piramidal de esta pequeña montaña literaria. 9.300 metros cuadrados, acompañan a esta biblioteca que además de ser un espacio dedicado a la lectura, también alberga: un centro de educación ambiental, un club de ajedrez, un auditorio, salas de reuniones, oficinas y locales comerciales. 

University of Warsaw Library (Polonia): Se trata de una biblioteca que cuenta con dos edificios que se conectan mediante un enorme pasillo de cristal. Su asombrosa estructura no solo es por fuera, sino también por dentro. Si en alguna oportunidad decides visitar la capital polaca, no debes olvidar hacer un paseo por los techos ajardinados más grandes y bonitos de Europa. 

Kanazawa Umimirai Library (Japón): Podemos ver un enorme colador que se encuentra perforado con alrededor de unos 6.000 agujeros por los que penetra la luz a su antojo, y de esta manera crean una fantástica atmósfera que nos llama a devorar libros. Es un espacio maravilloso que ha sido diseñado para que la biblioteca no sea únicamente un lugar de paso, sino que se convierta en el escenario perfecto donde podamos disfrutar de un ambiente tranquilo y acogedor, en donde se fomente la lectura y el estudio in situ.

[Arriba]

El pasado aún reina en las bibliotecas escolares de España, pero ¿Por qué?

De acuerdo a lo establecido en la Ley 10/2007, de la lectura, del libro y de las bibliotecas que fue modificada durante el 2014, la misma establece que una biblioteca escolar debe contar con recursos que posibiliten la comprensión lectora; así mismo, el rendimiento escolar de estudiantes, cosa que remite a la Ley Orgánica 2/2006 de Educación.

Dicha norma le otorga la potestad a los poderes públicos del fomento de la lectura, pero además del uso de las bibliotecas y, por medio del artículo 113, se pudo establecer que las bibliotecas escolares mantuvieran un espacio dentro de los centros educativos  para las competencias básicas, fomentando de esta manera la lectura, permitiendo el acceso a la información y proveyendo gran variedad de recursos para el aprendizaje.

En este sentido, y sin estar de acuerdo con las recomendaciones profesionales de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas, marcó un hito en la historia de las bibliotecas escolares de España. En la actualidad, este es un modelo que se encuentra bastante distante de poder satisfacer las necesidades que se presentan en el ámbito escolar, pues aparte de esto, las bibliotecas escolares no se encuentran dentro de las agendas políticas, mientras que el fundamento y el apoyo legislativo se distancia de la realidad.

No obstante, a todo lo anterior se le puede adicionar la diversidad de sistemas educativos que se imparten en el país, que le dan apertura a desarrollos que son dispares en lo referente a las bibliotecas escolares de acuerdo a la comunidad autónoma. En todo caso, resulta sumamente importante que las bibliotecas escolares se conformen como parte del sistema bibliotecario comunitario para el aprovechamiento y la garantía de recursos y medios.

Otro de los aspectos que no le brindan soporte a la situación actual de las bibliotecas, tiene que ver con los profesionales que se encuentran a cargo de las bibliotecas escolares, que en muchas situaciones asumen el rol de responsables pero contrariamente carecen de las competencias de estos profesionales de la información, incluso es algo que se suscita en bibliotecas escolares que son ejemplares en Australia, Estados Unidos, o el Reino Unido.

Todo con la idea de poner en marcha bibliotecas digitales, pero además prestar servicios bibliotecarios, gestionar las nuevas casuísticas de materiales didácticos que han venido generando las editoriales, integrar los recursos de información en programas de alfabetización en información y coordinar redes de bibliotecas.

Siempre se trata de una evolución natural

Constantemente nos encontramos viviendo grandes cambios socioculturales, económicos y tecnológicos sobre todo durante las últimas décadas los mismos han obligado a las bibliotecas a plantearse nuevamente la manera de continuar cumpliendo su rol, pero esta vez dentro de un entorno digital que tan rápidamente es modificado.

Se debe mantener presente, que las bibliotecas escolares llevan inmersa la responsabilidad de servir a la educación, por lo que son el primer contacto bibliotecario que deben experimentar las nuevas generaciones.

En vista de todo lo anterior, las maneras de adquirir el conocimiento que han sido formulados por medio de las teorías del aprendizaje, nos muestra una educación que se enfrenta a un gran reto, y es el de articular los conocimientos, las herramientas, las destrezas técnicas, habilidades, métodos, actitudes y valores para lograr alcanzar todas las competencias que son requeridas en los distintos niveles educativos.

[Arriba]

¿Dónde se estudia mejor, en la biblioteca o en la casa?

Para quien estudia y trabaja, siempre es de gran importancia el tiempo que se invierta en ello ya que evidentemente el deseo de todos es hacerlo en el menor tiempo posible, en otras palabras, ser productivo, sobre todo si se tienen muchas obligaciones. En diversas oportunidades se nos plantea el dilema de poder estudiar tanto en casa como en la biblioteca, cosa que aseguran los estudiantes de EAE business School en la sección de eae opiniones. Pero para tomar la mejor opción, es recomendable que se analicen sus ventajas e inconvenientes a fin de seleccionar lo que más nos convenga como lugar de estudio.

Y es que además, aparte de la casa y la biblioteca, también podemos encontrar otros lugares de estudio que son menos frecuentados, como por ejemplo hay quienes estudian en el trabajo, pero también podemos encontrar aquellos que aprovechan un día de playa o de campo. Pero por ahora solo nos enfocaremos en los dos lugares que suelen ser más comunes: la casa y la biblioteca.

No existe lugar a dudas de que el mejor y más cómodo lugar para estudiar es la casa, y ello se debe a que allí solemos tener el material de estudio, no necesitamos desplazarnos y en consecuencia nos da menos pereza. Pero debemos estar claros en que, estudiar en casa también acarrea diversos inconvenientes. En tal sentido, detallaremos algunas ventajas y desventajas de estos dos lugares para estudiar.

Ventajas de estudiar en casa

La primera ventaja que encontraremos es que no tenemos la necesidad de desplazarnos a ningún sitio, por lo que se puede hacer en cualquier momento. Si tuviéramos que ir a la biblioteca es posible que perdamos mucho tiempo antes de poder llegar finalmente disminuyendo nuestra productividad en la misma.

Horas de estudio

En nuestra casa tenemos la facilidad de poder estudiar a cualquier hora del día, mientras que en la biblioteca todo va a depender de sus horarios.

Material del que disponemos

Siempre lo correcto al momento de estudiar es que dispongamos de todo el material que necesitamos, entre ellos: libros, apuntes, resúmenes. Imagina ahora que al momento de llegar a la biblioteca, es cuando te das cuenta de que has olvidado determinado material que es muy necesario, y por ello debes retornar a tu casa a buscarlo, lo cual se convertirá en una verdadera pérdida de tiempo.

Otra de las cosas que posiblemente pasemos por alto, es que generalmente las bibliotecas disponen de enchufes para usar en caso de que nuestros dispositivos portátiles lo requieran, pero de no ser así, y necesitas indudablemente tu portátil para estudiar, entonces esto puede convertirse en un gran problema, todo sin mencionar la facilidad que tienes en casa de prepararte algún bocadillo o poder tomar un café.

Hacer ruido

Quizás no somos de los que hacemos mucho ruido, pero si tenemos que hacerlo en equipo, esto es otra historia. Se debe discutir, ha era conclusiones, hablar de diversos temas y ello incluye la vida diaria, entre otras cosas. Evidentemente esto no es algo que se pueda hacer en una biblioteca.

[Arriba]

Las bibliotecas más grandes del mundo

Las bibliotecas son aquellos recintos que se encargan de poder albergar diversas obras literarias para su disfrute o consulta, sus orígenes son confirmados en las antiguas ciudades mesopotámicas, en donde tuvieron una función conservadora y de registro de hechos que se encuentran conectados a los actos religiosos, la economía y la política, a medida que pasa el tiempo estos lugares fueron divididos de acuerdo a todos los documentos que allí se encuentran, sin embargo, cada una de estas edificaciones merecen ser conocidas gracias a su gran información que mantienen dentro de sus estanterías. A continuación te mostramos las bibliotecas más grandes del mundo:

  1. Biblioteca Pública de Vancouver: Cuenta con una colección con más de 2 millones de títulos, lo cual la convierte en la biblioteca más grande ubicada en Canadá, su construcción guarda mucha semejanza a un Coliseo Romano y en la actualidad es una de las principales acciones turísticas, sin duda nunca vas a poder ver una colección tan grande de libros como la encontrada dentro de Vancouver.
  2. Biblioteca del Vaticano: Esta se encuentra dentro de la Ciudad del Vaticano, esta es una de las edificaciones más antiguas a nivel mundial, hasta los momentos cuentan con una colección conformada por un millón de libros entre textos modernos y antiguos, además poseen dentro de sus estanterías, monedas antiguas, obras de arte, medallas, manuscritos importantes y el archivo secreto del majestuoso vaticano.
  3. Biblioteca del Congreso de Estados Unidos: Fue construida en el año 1800 y se encuentra dentro de la capital americana Washington, en su interior se encuentran al menos 130 millones de documentos o textos con un gran valor histórico, sin duda es uno de los más grandes ubicados dentro del continente americano, muchos de sus documentos se encuentran relacionados con información de sus antiguos presidentes.
  4. Biblioteca Británica: Se trata de la imponente Biblioteca Nacional del Reino Unido, además es una de las más grandes del mundo, posee en su interior unos 150 millones de títulos, ordenados de forma específica en 625 km de estanterías que se encuentran acompañadas por un espacio de lectura que tiene la capacidad de albergar a 1.200 personas al mismo tiempo.
  5. Biblioteca Nacional de China: Esta hermosa edificación asiática se encuentra dentro de la ciudad de Pekín, es conocida como la biblioteca más importante de todo este lejano continente, su acervo puede superar a los 23.000.000 de libres, guarda documentos desde el año 1912 y su apertura se remonta a esa época.
  6. Biblioteca de la Universidad de Harvard: Dicha hermosa edificación se encuentra dentro de la prestigiosa universidad que posee el mismo nombre, hasta ahora se ha reconocido como la biblioteca académica más grande de todos los Estados Unidos, debido a que en su interior 15.000.000 de títulos dentro de sus instalaciones, una colección bastante completa que gozan los americanos.
  7. Biblioteca de St. Petersburg: Se encuentra también en la Biblioteca Nacional Rusa y además cuenta con 35.000.000 de documentos más 15.000.000 de libros, ha sido fundada en el año 1795 de la mano de Catalina La Grande.
[Arriba]