basc

Otro sitio realizado con WordPress

Mes: septiembre 2021

Razones por las que ir a estudiar a una biblioteca

Esta es una gran disyuntiva la de ir o no a la biblioteca, pero en todo caso va a  depender de cada persona.

Existen personas que acuden a una biblioteca porque en ella pueden encontrar toda esa información que necesitan asi como cuando alguien busca información sobre transcripción de canciones en Mysheetmusictranscriptions y encuentra todo, pero también hay otras que van porque lo que desean es desconectarse de su día a día.

También es posible encontrar personas a las que les gustaría ir porque necesitan concentración para la transcripción de canciones y no pueden hacerlo en casa, sin dejar a un lado a las personas que pueden ir y no quieren debido a que no es de su interés. 

En definitiva, pueden existir tantas razones para acudir a la biblioteca como motivos para no llegar a hacerlo, de manera que todo queda en las manos y en la predisposición de cada persona para hacer uso de la variedad de recursos, servicios y actividades que nos brindan las bibliotecas públicas desde su espacio físico y online.

Si bien es cierto que algunos prefieren disfrutar de la comodidad que les brindan sus hogares, también están otros que enfrentan problemas de concentración debido a que no tienen un espacio propio libre que esté libre de ruidos, circulación de personas, diversas distracciones, entre otros.

Si este es nuestro caso, no hay que olvidar que la biblioteca de nuestra universidad y ella ofrece un extenso horario, por lo que las ventajas de estudiar allí suelen ser numerosas. Seguidamente presentamos algunas:

Te mantendrás lejos de las distracciones:

Por más cómodo y tranquilo que nos lleguemos a sentir en casa, allí siempre nos encontraremos rodeado de distracciones en las que podemos caer de una forma fácil como si se tratara de una tentación como mirar la tele, prender la radio, navegar en las redes sociales, ir a picar algo en la cocina, entre otros.

Cuando por fin lo notamos, ya hemos perdido valiosas horas que pudieron funcionar con las tareas y fueron en su totalidad improductivas, por lo que acudir a la biblioteca será lo mejor pues no habrá ningún factor que pueda desconcentrarnos. 

Se respira un ambiente de estudio:

Relacionado con el punto anterior, al momento en que nos percatamos de que existen decenas de personas a nuestro alrededor y que están centradas en sus tareas, sentiremos la tendencia natural a imitarlos, respondiendo a nuestra propia naturaleza humana.

Obtendremos esa incomodidad que es necesaria:

Las bibliotecas cuentan con normas que son estrictas en relación al comportamiento, como por ejemplo: no podemos hablar fuerte, arrastrar las sillas, comer y beber, sentarse de forma incorrecta, etc. Este tipo de “incomodidad” resulta la más ideal para que nuestro tiempo de estudio pueda rendir al máximo.

 

Será posible despejar nuestras dudas con otros estudiantes: Otra de las grandes ventajas cuando acudimos a las bibliotecas es que no tendremos que tomar el teléfono para llamar a un compañero cada vez que tengamos alguna duda. Estando en la biblioteca estaremos rodeados de otros estudiantes que podrán orientarnos y responder a nuestras preguntas.

Tendremos material a nuestro alcance: ¿Nos hace falta un libro? ¿No entendemos los apuntes? En la biblioteca podemos encontrar todo el material académico que podríamos llegar a necesitar y está al alcance de nuestras manos. Y si necesitamos orientación, entonces podemos pedirle ayuda a las bibliotecarias.